Cuando las hamburguesas de El Corral iniciaron en un pequeño local frente a la Javeriana

La historia de El Corral empezó un 8 de febrero de 1983, cuando en un pequeño local frente al túnel de la Universidad Javeriana se empezaron a vender las hamburguesas. Los primeros clientes fueron jóvenes universitarios de la época que se vieron atraídos por el sabor de esta comida, cuya principal característica era el uso de ingredientes frescos y vegetales recién cortados. No pasó mucho tiempo antes de que el voz a voz las popularizara y el pequeño negocio se consolidara en Bogotá, y después en Colombia.

En los años noventa, El Corral se benefició con el bajón que experimentó Frayco, propietaria de Presto, y se consolidó como el sitio favorito para comer hamburguesas en el país. Poco importó la llegada de la competencia internacional. Marcas como McDonalds y Burger King pusieron sus ojos en Colombia pero no pudieron destronar a la empresa que había sido fundada por Pablo Emilio Bueno y Guillermo Calderón. En los años 2000, El Corral incursionó en otro tipo de segmentos. En 2001, en el centro comercial Atlantis de Bogotá, se abrió El Corral Gourmet. Además, crearon otros restaurantes y bares como La Yarda y Beer Station. La empresa también miró más allá de las fronteras nacionales. En 2004, llegó a Panamá. Luego abrió sedes en Quito, Miami y Santiago de Chile bajo el modelo de franquicias.

Así fue como el modesto negocio que empezó en un local cerca de la Universidad Javeriana se convirtió en una empresa de proyección internacional que en 2014 terminó en manos del Grupo Nutresa. La transacción fue por 830.000 millones de pesos.

La ruptura de la alianza que la marca tenía con Coca Cola para irse con Pepsi fue noticia de interés nacional. Los fans de ambas marcas se manifestaron en redes sociales. Hubo opiniones a favor y en contra. La polémica se acabó en 2015 cuando tras una demanda de Coca Cola un tribunal determinó que la marca de gaseosas incumplió el contrato al ofrecer precios más caros a El Corral.

Actualmente la empresa ha tenido otros cambios. Desde finales del año pasado hubo otros elementos que empezaron a lucir diferentes. Desde el logo de la marca hasta la decoración de los restaurantes. Son más de 211 locales que vivirán un proceso de remodelación el cual tardará cinco años.

La remodelación del de la calle 116 con 19, al norte de Bogotá, es una de las que más va a costar. El restaurante tiene tres pisos y es de los más grandes en todo el país. En otros puntos de la marca, en ciudades como Medellín, Cali, Cartagena y Barranquilla también se está notando el cambio. Se puede ver en las sillas, mesas, servilletas, cajas de las papas y hasta en los uniformes de los empleados. El costo representará para el Grupo Nutresa, dueño de la marca, una inversión de entre 100 y 1500 millones por local.

Lo único que la empresa quiere mantener intacto es la hamburguesa. Se busca que sea la misma de hace 34 años. Para esto la preparación y el cuidado de los ingredientes se hace igual que entonces. La principal política en las cocinas de El Corral sigue siendo que hasta los vegetales sean cortados después de que el cliente hace su pedido.

Uno de los aliados de El Corral es Siesa, empresa proveedora de software y soporte tecnológico. La compañía le brinda su apoyo en el diseño y mantenimiento del software ERP (rendimiento, estadísticas, desempeño) que maneja El Corral. Sobre la información que gestiona el software se toman decisiones cruciales para la empresa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *