La emisión de facturas electrónicas es ante todo un buen negocio para las empresas. Así lo afirman expertos en la materia, que, además, ven necesario que este sistema sea acogido de manera temprana, sin esperar a que sea obligatorio, tal como lo establece la Ley 1819 de 2016 a partir del primero de enero de 2019.

Según María Pierina González Falla, directora de gestión de fiscalización de la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (Dian), la facturación electrónica es un sistema con múltiples beneficios y que Colombia ha estado en mora de implementarlo, si se tiene en cuenta que esta práctica ya se ha extendido en muchos países del mundo, incluidos varios en Latinoamérica.

González Falla destaca los avances alcanzados hasta el momento en este proceso. Al corte de octubre pasado estaban habilitadas para facturar electrónicamente 181 empresas que ya han emitido 416.954 documentos electrónicos. El valor de las ventas facturadas asciende a la suma de $3,9 billones, lo que demuestra –según la directiva– que este proceso va en constante crecimiento.

Visite: Mesfix, la plataforma electrónica de factoring para Mypimes

“La facturación electrónica es importante para los empresarios, porque genera eficiencias y ahorros importantes frente a la forma tradicional de papel, con una reducción de costos en el proceso de facturación estimados en 69%”, precisa la directora de Gestión de Fiscalización.

De acuerdo con la funcionaria, cada día adhieren a la facturación electrónica más empresas de manera voluntaria, lo que permitirá que en pocos días se puedan emitir las primeras resoluciones en las cuales se seleccionarán grupos de contribuyentes para que facturen electrónicamente a partir de los primeros meses del próximo año.

Hasta la fecha, la DIAN ha logrado sensibilizar a 7.379 empresarios y profesionales de las áreas contables de las diferentes compañías y se han capacitado más de 2.000 funcionarios en el país.

Fuente: http://www.dinero.com/

Deja tu Comentario