El primero de enero de 2019 todas las empresas, personas naturales y establecimientos que pertenezcan al Régimen Común del impuesto a las ventas deberán expedir facturas electrónicas, que permitirán a la Dian tener reporte en tiempo real de las operaciones que hagan.

Pero a la fecha, solo 115 empresas, 12 antioqueñas, han cumplido con la obligación que aplica ya para quienes tuvieron ingresos mayores a 104,13 millones de pesos en 2016. La mayor parte de quienes han hecho la tarea son grandes comercios, que ya fueron habilitados por la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (Dian).

Este mecanismo de control fiscal pueden implementarlo de manera directa los contribuyentes o mediante 31 proveedores tecnológicos que ya pasaron el examen de la Dian, de los cuales tres son locales, y facilitan a las empresas el software requerido.

Por ahora, la entidad hace validación posterior. Pero será previa con las reglamentaciones que saldrán antes de finalizar 2017. Entre ellas está determinar las condiciones del llamado proveedor autorizado, que se encargará de revisar las facturas expedidas.

En esas condiciones, la Dian ha detectado que aún hay desconocimiento ante la nueva obligación y persiste el hábito de dejar para último momento, comentó ayer a este diario la directora de Fiscalización de la Dian, Pierina González Falla.

“Si se masifica la facturación electrónica, hay un ahorro de 80 % en los costos asociados frente a la factura tradicional de papel. A algunos los asusta la inversión inicial en tecnología, pero un estudio nos arrojó que se recupera en menos de dos años, pues bajos gastos de papel, almacenamiento, procesos internos, liquidación de obligaciones tributarias y demás”, destacó la funcionaria (ver Opinión).

Asimismo, algunos proveedores tecnológicos ofrecen que se vaya formando la contabilidad en tiempo real, de manera que presentar la declaración será un proceso casi automático para el contribuyente, agregó Luz Helena Liévano Montejo, gerente del proyecto de facturación electrónica de la Dian.

Retos de implementación

Además de que los colombianos procrastinan con sus obligaciones tributarias, también un desafío de la Dian será facilitar el cumplimiento de facturación electrónica en áreas rurales y entre micro y pequeñas empresas.

Al respecto, González señalo que a finales de este año se contratará el desarrollo de un software gratuito básico. Estaría dispuesto en internet desde mediados de 2018.

“Estará diseñado para personas naturales o jurídicas con baja expedición de facturas al mes y podrán ingresarlas de formal manual y se les dará un certificado. Quienes tengan un volumen alto de facturas, tienen la opción de implementar directamente la facturación electrónica o contratar un proveedor tecnológico”, añadió Liévano.

Con todo, la Dian espera que si todos los obligados a cumplir el requisito lo aplican, se tendrá registro de 1.500 millones a 2.000 millones de facturas anuales, lo que podría traducirse en un aumento anual del recaudo de 1 % del producto interno bruto (PIB) nacional, es decir, cerca de 9 billones de pesos de este año.

Deja tu Comentario