Aunque ya se inició un piloto, la reforma tributaria, que tiene en ascuas al país, a la hora abordar el IVA, vendría con un aparte dedicado a la facturación electrónica, toda vez que la comisión de expertos tributarios planteó en su informe que la masificación de esta es una necesidad, si es que se quiere atacar la columna vertebral de la evasión en ese impuesto, la cual está entre 23 y 40 por ciento.

Precisamente, el próximo martes concluye el piloto que inició la Dian, con 60 empresas que se prestaron para probar la introducción de la facturación electrónica, que ya es obligatoria en el país tras la expedición del decreto 2242 del 2015. No obstante, hay que recordar que Colombia está haciendo intentos por regular la materia, desde 1995, y el rezago aún es muy grande.

Según el informe de la comisión de expertos tributarios, el uso de servicios virtuales es escaso, en parte, porque “el gasto en tecnologías de la información como porcentaje del total de gastos de la Dian es apenas de 5,3 por ciento”. (Lea también: ‘La reforma tributaria es impopular pero muy necesaria’: Minhacienda)

En consecuencia, agrega el informe, “el uso de pagos electrónicos en los cuales el contribuyente puede hacer él mismo la totalidad de la operación a través de internet u otros medios especializados es bajo en Colombia: 10 por ciento, frente a 95 por ciento en Chile, 49 por ciento en México y 51 por ciento en Brasil”.

Por ello ahora, el avance logrado con el piloto será complementado con nuevas medidas, en la tributaria, para que la facturación electrónica se logre masificar de manera gradual, teniendo en cuenta que se trata de un proceso complejo.
Según Leonardo Sicard, director de fiscalización en la Dian, el piloto se inició en abril, con 60 empresas facturadoras y 30 potenciales proveedores tecnológicos. Estos últimos solo son aspirantes, pues la Dian tiene que habilitarlos oficialmente una vez cumplan con los requisitos técnicos.

Durante el piloto se han hecho varios ajustes, como la de usar un esquema directo, en línea, pues se probó con otro modelo sincrónico que tardaba 48 horas para que la Dian pudiera verificar la factura. Con el esquema elegido, “en una escala de segundos se expide la factura, que baja a la Dian para su chequeo antes de que la reciba el pagador”, expresa Sicard, quien agrega que “con ese mecanismo vamos a tener buena parte de la solución a la demora en la solicitud de una devolución de impuestos”.

De paso, se ejercerá una fiscalización más eficiente, por lo que, según el funcionario, “si la evasión con la facturación está entre 20 y 25 por ciento, la factura electrónica puede ayudar a reducirla en 50 por ciento”. (Además: ‘Reforma Tributaria pondría en aprietos la digitalización’)

Fuente: http://www.eltiempo.com/

Deja tu Comentario